a Magritte, por siempre